lunes, 3 de septiembre de 2012

Final triste.

Había una vez un profesor de literatura que estaba enamorado de Adriana su alumna y todos los viernes le escribía un poema mientras la miraba presentar el examen semanal. 

Cuando ella se paraba a entregarle el examen él arrugaba la hoja del poema, se la entregaba y le decía: "Por favor." así como en "Por favor corresponde ésto que siento." 

Ella nunca lo entendió y siempre botaba el poema en la basura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario