lunes, 31 de octubre de 2011

7mo Festival del cine venezolano 2011.

Esto lo escribí para la revista Univerciudad pero nunca salio en la edición que debía salir así que decidí publicarla por aquí.


7mo Festival del cine venezolano 2011.

El pasado mes de Junio Mérida se vistió de gala para convertirse en la capital del cine venezolano al realizar el 7mo Festival del cine venezolano 2011. Cinéfilos, periodistas, actores, directores y sobretodo estudiantes inundaron Mérida para asistir a la cita y rendir culto al cine nacional.

Todo empezó el Domingo con la apertura del festival en un sitio nocturno subterráneo bien acogedor llamado Chicho’s Bar en el cual todos fueron gratamente sorprendidos con unas cervezas gratis de parte del festival.

Esto solo fue una pequeña muestra de lo que iba a terminar siendo una gran fiesta de 5 días que integró gran parte de la ciudad de Mérida en forma de un gran homenaje al talento nacional audiovisual.

El festival fue hospedado en su mayoría por Cinex Multiplex ubicado en el centro comercial Alto Prado. Éste contaba con 3 salas en las cuales en las mañanas se desarrollaban talleres simultáneos de los cuales se debía elegir a cuales asistir. Poco antes de la hora del almuerzo también fueron proyectados los productos audiovisuales estudiantiles elegidosde las grandes universidades de Venezuela.

En las tardes el cine se encargaba de proyectar las películas que competían por los premios del festival, unos cuantos homenajes y unas proyecciones de cine iberoamericano. Al mismo tiempo en otros cines, teatros y plazas de la ciudad eran proyectados otros homenajes y productos estudiantiles de los cuales en ocasiones resultaba abrumador elegir uno y dejar otro por fuera.

Pero el trabajo del staff del festival no terminó ahí, también se aseguró de que los participantes tuvieran algo que hacer en las noches programando eventos temáticos en diferentes sitios nocturnos de la ciudad al final de cada uno de los días del festival.

Todo culminó el jueves 9 de junio, empezando con un conversatorio realizado en el hotel El Serrano llamado “Juntos pero no revueltos” en los cuales los participantes podían aclarar sus dudas y recibir diferentes consejos de parte de los realizadores y actores.

Luego al final de la tarde se realizaron las premiaciones del festival en el Teatro Cesar Rengifo, ésta ceremonia estuvo accidentada por un inconveniente de falla eléctrica que se salía de las manos de los organizadores, que sin embargo fue llevada a cabo con entusiasmo e improvisación y durante el cual fueron nostálgicamente homenajeados la directora, guionista, docente y productora Solveig Hoogesteijn y el destacado dramaturgo, multifacético e infinitamente talentoso José Ignacio Cabrujas.

Y en la noche todo terminó justo donde empezó con la fiesta de clausura realizada en Chicho’s Bar donde una vez más el festival corrió con los gastos de provisión de cerveza para los que asistierona la ocasión.

Este festival fue un gran homenaje al cinenacional, un homenaje al venezolano soñador, al talento que no se deja aplastar e intimidar y decide superar la adversidad por encima de todos los que dudan de él. Fue un golpe sobre la mesa y un llamado de conciencia al venezolano para que volteen y vean el talento que existe y abunda en Venezuela. El cine nacional está señores, y necesita de ustedes para crecer y superarse. Las películas de este festival son plena evidencia de esto, Reverón, Una Mirada al Mar, El Chico que Miente, Samuel, El Rumor de las Piedras y las demás exigen espectadores por su calidad.

Pero aún más que eso, fue un homenaje a la habilidad y a la valentía, un homenaje a los que se atreven a ubicarse detrás y delante de las cámaras y desnudarse para el entretenimiento de las masas, un homenaje y un aplauso. Porque como dijo el ganador de mejor actor principal por su participación en Reverón, Luigi Sciamanna al recibir su premio: “Este premio es un homenaje a una de las profesiones más antiguas del mundo, porque cuando un hombre de las cavernas le conto a otro como cazó un visón o un mamut, seguramente... hizo teatro.”

domingo, 30 de octubre de 2011

La raza

El esqueleto de un ser humano adulto tiene, aproximadamente, 206 huesos, sin contar las piezas dentarias, los huesos suturales o wormianos (supernumerarios del cráneo) y los huesos sesamoideos.

Puedes pasar a un hombre africano, uno asiático y un escandinavo por una maquina de rayos X y sin identificar los resultados resultará imposible diferenciar cual es cual a menos que sea por pequeñas diferencias en la estructura osea imperceptible para el ojo no entrenado.

A mi se me hace difícil aceptar la homofobia hoy 30 de Octubre del año 2011, dado que grandes personajes a través de la historia se han declarado abiertamente homosexuales demostrando que no es ni una decisión propia ni mucho menos una minusvalía ni discapacidad.

Sin embargo a pesar de que se me hace difícil aceptar la homofobia, estoy consciente de que en esta sociedad repleta de tabús en todos los niveles del comportamiento es algo bastante común renegar y vivir en negación con respecto a la diversidad sexual.

Ahora lo que se me hace imposible entender es como todavía hoy día, específicamente en Venezuela, pueda existir algún tipo de discriminación racial. Venezuela como he dicho en otras entradas es el ejemplo mismo de la mezcla de las razas y es común encontrar en la calle en una salida de 10 minutos por lo menos 20 tonos de piel distintos.

¿De verdad somos tan ciegos que no aprendimos que una de las grandes desgracias de la humanidad fue fruto de la imbecilidad de un hombre con ideologías estúpidas de diferencias raciales?

¿Que pasaría si el próximo gran monstruo de la humanidad termina siendo un negro que decide que la "raza" que debe ser exterminada sea la blanca? Estoy seguro que mucha gente racista condenará el racismo ya que ésta vez el zapato está en el otro pié y ellos estarán en el lado que recibe los abusos raciales.

Es increíble como cada vez que empiezo a tener cierto nivel de esperanza por la humanidad y mas por esta pobre cerrada sociedad en la que vivo, cuando pienso que quizás no todo esté tan mal y el futuro nos traerá cosas buenas, logran decepcionarme y darme una cachetada que me trae de vuelta a la tierra y a la realidad.

Claro, con un presidente xenofobico que se encarga de condenar y criticar a países enteros por acciones de su gobierno en tiempos pasados es difícil que estos actos no se filtren a otros niveles de la sociedad.

Quizás Chavez sea malo, quizás los policías son corruptos, quizás el abuso sea la regla, pero ésta sociedad tiene que darse cuenta que mientras sus propios cimientos estén podridos nada de lo que crezca de ahí será bueno.

La raza negra no existe y la raza blanca no existe, solo existe una raza que se llama la raza humana. El racismo es algo que no debería existir, es un invento medieval y debe ser abolido. El color de piel no te hace diferente, tus pensamientos, tu educación y tus principios son los que deciden tu integridad como persona. La tolerancia debe ser la regla, en un mundo de 6.775.235.700 personas puedes tener por seguro que no todos se parecerán a ti. Pero lo importante es que al final por dentro todos somos iguales, solo hay que abrir los ojos un poco para darse cuenta.

"Existe un gran consenso entre los antropólogos y genetistas humanos de que, desde el punto de vista biológico, las razas humanas no existen"
-Sergio Pena, investigador