viernes, 28 de septiembre de 2012

Gracias señor presidente.

Gracias señor presidente,

Gracias porque estos 14 años han sido de enseñanza.

Espero que el resto del país haya aprendido tanto como yo, aunque a veces viendo las encuestas y las marchas creo que aun hay gente que le falta por aprender. Pero está bien, luego aprenderán... espero.

Ahora estamos aprendiendo en lo que consiste la democracia, la democracia consiste en la decisión de la mayoría. Y es que desde hace un tiempo nos hemos preocupado por los pocos y apenas ahora es que nos hemos dado cuenta que debemos prestarle atención a los muchos.

Nos enseñaste que nos hemos descuidado, que hemos dejado que los privilegiados sean educados. Educados mediocremente pero menos mediocremente que la mayoría. Nos hemos dado cuenta que la educación publica se ha deteriorado aun mas que la educación privada (Que de por si está obsoleta) resultando en un montón de personas en la calle con una muy pobre educación.

Pusiste en el mapa a la mayoría  y ellos se dieron cuenta que tienen una voz mucho mas fuerte e imponente que la que venia comandando al país, eso te lo agradezco profundamente. De ahora en adelante los políticos prestaran atención a eso, y no me interesa que sean hipócritas, no me interesa que en verdad no les importe la mayoría y que lo hagan solo para ganar votos, lo que me interesa es que de verdad hagan algo por ellos, porque al hacer algo por ellos están haciendo algo por todos nosotros y al final eso es lo que queda, lo que hicieron, no en lo que creían.

Creo que lo mas importante que he aprendido y que quiero que el resto se de cuenta es que ésto que está pasando es culpa de nosotros mismos. Nosotros dejamos que el país se convirtiera en lo que es, dejamos que la gente tuviera una pobre educación resultando en un país muy poco educado. Dejamos de prestarle atención a los que la pedían a gritos. Dejamos de considerar a la gente de pocos recursos como venezolanos. Pensamos que ellos no tenían voz y ahora tu se las devolviste.

Todo es culpa de nosotros mismos, y cuando aprendamos a mirarnos al espejo e identificarnos como culpables es que de verdad comenzara ese cambio y ese progreso del que todos hablan y cantan.

Yo le agradezco haberme enseñado a prestarle atención a la política, y hacer que la gran mayoría también comenzara a pensar en lo que estamos haciendo por el país. Dudo que de ahora en adelante los votos sean tomados a la ligera como siento que lo era tiempo antes que usted llegara.

La lección sigue señor presidente, la lección seguirá por siempre. Porque mientras sigamos viviendo debemos seguir aprendiendo y creciendo.

Debemos aprender que no le debemos lealtad a los políticos. Los políticos son trabajadores públicos,  trabajan para nosotros, cumplen un ciclo y son reemplazados. Su trabajo proveernos de servicios básicos invirtiendo el dinero que sale de nuestro bolsillo en nosotros mismos. No porque hagan lo que tienen que hacer debemos elevarlos a estatus de dioses.

Debemos aprender que los procesos necesitan continuidad. Pero también se debe saber identificar cuando un proceso no funcionó y debe ser reemplazado por otro.

Debemos aprender que no nos debemos acostumbrar a pedir. Al acostumbrarnos a pedir les damos la ventaja a los que nos dan, y mientras nos den cosas se seguirán sintiendo superiores y nosotros inferiores. Es hora de levantarnos, es hora de exigir.

Debemos aprender que no podemos esperar por un mesías que nos enseñe el camino, debemos construir nuestro camino nosotros mismos. El problema de esperar por los demás es que quizás te lleven en una dirección que no te guste.

Debemos aprender a trabajar, a dejar de intentar ganarnos al mundo de un día para el otro sino de esforzarnos por lograr nuestros objetivos poco a poco. Debemos usar nuestra inventiva para el bien y no para las marañas y buscar atajos ilegales o inmorales.

Debemos aprender que el verdadero progreso se da a partir de los sacrificios, y si la gente no esta preparada para sacrificar nada entonces es difícil que las cosas mejoren. Aplaudimos mas (Y buscamos) el éxito instantáneo que el trabajo duro y constante.

Debemos aprender que las ideologías no deben condicionar nuestras decisiones, creer en algo no significa que debes estar de acuerdo con todo lo que hacen los que creen en lo mismo. A veces es difícil pensar que los políticos son mas que una ideología  pero analicemos sus discursos y pensemos si estamos de acuerdo con sus propuestas a contrario a ver si piensa igual que nosotros sobre alguna cosa.

Debemos aprender muchas cosas mas... pero sobretodo debemos aprender que debemos aprender. Nosotros no aprendemos no porque no podamos, sino porque no queremos.

Abramos los ojos y démonos cuenta de lo que pasa alrededor.

Han sido 14 años ya, creo que es difícil encontrar una excusa válida para que en 14 años el país esté en el estado que está. Luego de 14 años culpar a 3eros por las fallas obvias de un proceso. Luego de 14 años no aceptar que no ha hecho las cosas como son porque no ha podido ni ha sabido como. Eso me hace pensar que el señor presidente ya no le interesa arreglar las cosas sino simplemente mantenerse en el poder al que se acostumbro y aprendió a amar. Obviamente ciegos son los que escuchan al señor presidente diciendo que lo que no ha hecho en 14 años lo hará en 6.

Todos tenemos la capacidad de darnos cuenta, solo hay que atreverse a usarla. "La gente no debe temer a sus gobiernos, los gobiernos deben temer a su gente." dijo una vez un gran personaje de una película.

Yo creo que el personaje que mas ha sido nombrado durante toda esta revolución como máximo representante del proceso que vivimos ni siquiera hubiera sido chavista. Bolívar dijo una vez: "Nada es tan peligroso como dejar permanecer largo tiempo en un mismo ciudadano el poder. El pueblo se acostumbra a obedecerle y él se acostumbra a mandarlo; de donde se origina la usurpación y la tiranía. Un justo celo es la garantía de la libertad republicana, y nuestros ciudadanos deben temer con sobrada justicia que el mismo magistrado, que los ha mandado mucho tiempo, los mande perpetuamente."

En fin... gracias señor presidente, fue un gran educador sin querer serlo.

Atentamente,

Un ciudadano con los ojos abiertos.

viernes, 14 de septiembre de 2012

Al lado de mi cama.

-Me gustó mucho tu vestido de ayer.
-¿Si? Es bello, ¿Verdad?
-Normal, ni tanto.
-¿No dijiste que te gusto mucho?
-Me gustó mucho porque me lo imagine tirado al lado de mi cama.

Peliculiar.

-¿No quieres venir a ver una película conmigo hoy?
-Hey, me han advertido de ésto.
-¿Ah si? ¿Que te han dicho?
-Que cuando te dicen eso es porque te quieren follar.
-Es verdad, también he escuchado eso. La gente no tiene moral, explotar el talento de los grandes cineastas como excusa para satisfacer sus necesidades.
-No tienen que ser grandes cineastas, he escuchado que con películas malas también lo hacen.
-Tiene sentido, sería menos desperdicio dejar que corra para nadie una película mala que una buena.
-Pero creo que vale mas la pena follar con obras maestras de fondo que con películas malas. Es como follar en un museo en vez de un antro. En fin, ¿Quieres follar o no?
-¿Y la película?
-Déjala para otro día.

lunes, 10 de septiembre de 2012

Esperanza tercermundista.

Luego de despedirse de otro habitante mas que se va buscando gramas mas verdes los que quedan en el aeropuerto se dicen entre ellos mismos que quizás no todo este tan mal, hay poca esperanza pero entre menos personas queden se la reparten en mayores pedazos.

viernes, 7 de septiembre de 2012

Te odio.

Un hombre de apariencia desarreglada, pelo largo grasoso y barba larga está sentado en un café boceteando un retrato de una chica. Levanta una taza de café y toma un pequeño trago, pone cara de desagrado, mira la taza y la vuelve a poner sobre la mesa. Mira hacia las mesas alrededor y agarra un pote de azúcar de la mesa de al lado y echa bastante azúcar dentro de la taza. Con el dedo índice de la mano derecha revuelve el café dentro de la taza y al terminar hace unos trazos en el cabello de la chica con el café que quedo en su dedo.

Una chica hermosa de pelo marron y piel clara sale de una puerta al fondo del café, el hombre se pone nervioso inmediatamente. La chica sale de la barra, se acerca al hombre y éste oculta rápidamente el dibujo. Ella lo mira, sonríe, le dice: “Te traje lo de siempre” y pone un plato de croissants sobre la mesa. Él la mira a los ojos un momento, asiente nerviosamente y mira el plato sin decir una palabra. Ella lo mira esperando que vuelve a mirarla a los ojos, pone cara de decepcion, se voltea y vuelve a su puesto detrás de la barra.

El hombre la mira sin que ella lo note, saca la hoja con el dibujo debajo de las otras hojas y dibuja un poco mas mirándola a ella disimuladamente, hace un par de trazos mas con un carboncillo, golpea la mesa en frustración suavemente para no llamar la atención, se levanta, deja un dinero en la mesa y se va sin mirar hacia atrás dejando los croissants intactos.

El hombre llega a su casa, abre la puerta y entra a su sala de paredes blancas con muy pocos muebles. Lanza la puerta la cual hace un sonido muy fuerte, tira todo lo que traía en la mano al piso e inmediatamente después golpea la pared. Se pasa la mano por el pelo y mira sus dibujos en el suelo. Recoge el boceto que estaba haciendo en el café, lo acerca a su cara y lo besa en los labios.

Mira hacia una de sus paredes y se acerca a una gran sabana que cubre algo. Hala la sabana violentamente y devela un cuadro muy grande de un dibujo no terminado de cuerpo completo tamaño real de la chica del café. Él mira el cuadro y baja la mirada hacia unos cuantos potes de pintura, brochas y pinceles al lado del cuadro, se agacha, agarra una brocha y comienza a hacer trazos en el pelo. Camina hacia una mesa y prende un porro que está a la mitad, fuma un par de veces y lo apaga en un cenicero.

El hombre despierta en la noche, se levanta en la penumbra con dificultad y tumba un par de botellas vacías de jarabe para la tos, se acerca hacia la pared y prende la luz. Se acerca al cuadro ahora terminado, se para frente a él por unos minutos y besa en la boca a la chica del cuadro. 

Unas manos lo empujan hacia atrás, la chica sale del cuadro y lo mira picaramente a los ojos, se acerca a el y lo vuelve a empujar fuertemente cayendo el hombre sentado en una silla. Ella se acerca a el bailando sensualmente. El hombre esta estático mirándola y ella lo mira mientras se mueve lentamente y se toca el cuerpo. La chica se acerca y da vueltas alrededor de la silla bailando mientras él la mira fascinado. Él se levanta y se acerca a ella, ella lo mira a los ojos y él le devuelve la mirada, la observa incrédulo y se acerca lentamente. Pasa la mano por su cabello de la misma manera que paso sus dedos por el boceto del cafe provocando que cambie de color, ella lo mira sonriente. El hombre la abraza y le huele el cabello, la vuelve a mirar a la cara y la soba lentamente con su mano, pasa sus dedos alrededor de su boca y vuelve a sus mejillas. Al sobarle la mejilla sus dedos hacen que su piel se derrita develando un color negro. El hombre se asusta y da unos pasos atrás, se mira la mano y está llena de pintura del color de la piel de la chica, el hombre la vuelve a mirar y ella se va despedazando y caminando hacia el de manera cada vez mas forzada.

El hombre da unos pasos mas atrás abre una gaveta de una mesa, saca muchos papeles con escritos a mano que caen al piso y saca una pistola. Las lágrimas corren por sus ojos y caen sobre los papeles corriendo el grafito del lápiz. El hombre apunta hacia la chica la cual se detiene, el se pone la pistola en la cien y llora, grita y luego vuelve a apuntar a la chica y dispara un par de veces con los ojos cerrados. La chica se desvanece al recibir los impactos y se devela detrás de ella el cuadro con un par de disparos en el corazón de la chica. El hombre se calma inmediatamente.

Se acerca hacia el cuadro, lo lanza contra el piso y encima le lanza todos los papeles que saco de la mesa. Saca un yesquero tipo Zippo del bolsillo y lo lanza encima de los papeles los cuales se prenden en fuego inmediatamente. Guarda la pistola y luego camina hacia la mesa donde dejó el porro, lo agarra y lo acerca hacia la llama de los papeles, lo prende, fuma un poco más y lo tira al fuego. El hombre observa inerte el fuego frente a él, dice sin inmutarse “Te odio.” y camina hacia el pasillo mientras el fuego sigue encendido.

El hombre despierta en su cama por la luz del sol pegándole en la cara, camina hacia la sala y mira la montaña de cenizas en el medio de ésta. Camina hacia uno de los cuartos y saca un gran lienzo del mismo tamaño del anterior hacia la sala. Hace unos cuantos trazados, agarra las llaves, muchos papeles y lápices y abre la puerta.

El hombre entra al café y se sienta. Observa a la chica de la barra y comienza a dibujar. La chica lo mira y sonríe.

lunes, 3 de septiembre de 2012

Final triste 2.

Había una vez una conserje que trabajaba en un colegio en el cual solía vaciar las papeleras los Viernes.

Un día vaciando la papelera del profesor de literatura descubrió un poema dedicado a Adriana y se preguntó por qué el profesor no le dijo nada nunca de sus sentimientos, por qué se refería a ella por su 2do nombre y cómo es sabia que prefería que la llamaran así.

Ella nunca confesó que sabia todo y tampoco le confesó que ella lo correspondía pero todos los Viernes se llevaba la bolsa de la papelera a su casa, revisaba todos los papeles arrugados y sonreía.

Final triste.

Había una vez un profesor de literatura que estaba enamorado de Adriana su alumna y todos los viernes le escribía un poema mientras la miraba presentar el examen semanal. 

Cuando ella se paraba a entregarle el examen él arrugaba la hoja del poema, se la entregaba y le decía: "Por favor." así como en "Por favor corresponde ésto que siento." 

Ella nunca lo entendió y siempre botaba el poema en la basura.