viernes, 15 de junio de 2012

Vamonos a tiempo extra.

Y me doy cuenta que si no te meto un gol ahora mismo se acaba esto. Cambiaré a una táctica mas ofensiva.

martes, 12 de junio de 2012

Varias veces al día.

La verdad es que tu y yo hacemos el amor varias veces al día.

Una vez cuando me despierto y te pienso, otra vez cuando nos miramos a los ojos, una mas cuando te toco la mano disimuladamente y un par de veces mas con el beso de despedida y antes de dormir cuando eres lo último que pasa por mi cabeza antes de que todo se vuelva negro.

Creo que también te lo hago toda la noche mientras te sueño.

Confuso.

Cuando me digo a mi mismo que te extraño no sé qué es lo que extraño.

¿Será que extraño no tenerte? Pero para extrañar no tenerte, ¿No tengo que tenerte ahora?

Esto de extrañarte es confuso.

lunes, 11 de junio de 2012

Al mismo tiempo.

Lo de soñar contigo fue divertido hasta que dormí contigo, ahora solo quiero hacer ambas cosas si son al mismo tiempo.

domingo, 10 de junio de 2012

Somos metamorfosis.

Cuando tu y yo nos acercamos somos metamorfosis.

Tus movimientos de cadera me hipnotizan, te conviertes en una medusa y llenas el mundo entero de agua, yo me convierto en un pez sin conciencia hipnotizado por tus movimientos de tentáculos y floto hacia tu belleza la cual me devora sin piedad. 

Y luego de devorarme, el mundo se vacía y mi cadáver queda solo y mojado en el piso, te acercas caminando y a cada paso que das las aves, las plantas y los animales se ven forzados a voltear a verte, y ni siquiera porque no tengo vida soy capaz de resistirme, así que mi cadáver se levanta del suelo y se queda inmóvil observándote tal cual títere halado por hilos invisibles provenientes de las nubes.

Tu te acercas, te conviertes en brisa y me tocas y me acaricias y yo intento atraparte pero se me hace imposible ya que te escapas entre mis brazos. Tus caricias rompen los hilos que me conectan a las nubes y me hacen volar por el cielo convirtiéndome en una hoja seca y frágil la cual intenta resistirse a tus encantos pero la fuerza de tus caricias me ven forzado a ir justo a donde tu quieras llevarme.

Y luego que dejas de soplar me encuentro solo en un lugar donde no se como llegué, me levanto y te observo entre los arboles gigantes como una princesa hermosa haciendo que hombres luchen a muerte por ti. Yo me convierto en D'artagnan y en lucha a muerte por ti cometo una masacre y nos vamos corriendo hacia el horizonte tomados de las manos, horizonte que termina con una caida de 90 grados como el mundo según nuestros antepasados y nuestra caida infinita es amortiguada con unas sabanas blancas envolviéndonos y convirtiéndonos como solíamos ser en un monstruo de 4 brazos amándose a si mismo.

De pronto las sabanas blancas se enfrían y se vuelven aterciopeladas y verticales, ruedan por las carreteras y el cielo de madera se vuelve de plástico y nos sopla un aire frío el cual nos hace temblar y abrazarnos con nuestros 4 brazos hasta estacionarnos en la realidad y nuestros 4 brazos se vuelven dos separándose por un último abrazo.

Ese último abrazo me libera de tus garras... pero la verdad es que siempre estaré dispuesto a ser devorado de nuevo.