lunes, 3 de septiembre de 2012

Final triste 2.

Había una vez una conserje que trabajaba en un colegio en el cual solía vaciar las papeleras los Viernes.

Un día vaciando la papelera del profesor de literatura descubrió un poema dedicado a Adriana y se preguntó por qué el profesor no le dijo nada nunca de sus sentimientos, por qué se refería a ella por su 2do nombre y cómo es sabia que prefería que la llamaran así.

Ella nunca confesó que sabia todo y tampoco le confesó que ella lo correspondía pero todos los Viernes se llevaba la bolsa de la papelera a su casa, revisaba todos los papeles arrugados y sonreía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario