jueves, 17 de marzo de 2011

En el cineforo de la Hora Cero.

Mientras todos estaban emocionados por “Zapata 666” protagonista de la pelicula, yo estaba fascinado por el hecho de que el productor de la misma, el señor Rodolfo Cova estaba presente, y luego de nombrar el crew que conformo los detras de camara fue obvio que esta película iba a ser un éxito rotundo de taquilla.

Todos hacian preguntas dirigidas al protagonista sobre sus tatuajes, sus proximos proyectos y su vida mientras el productor solo escuchaba y sonreia mientras yo cocinaba mi pregunta en mi puesto en silencio.

De pronto me di cuenta que era uno de los ultimos que quedaba en la sala y estando en el centro de Maracaibo en la noche con una acompañante femenina, decidi irme para evitar no encontrar taxi luego, y el hecho de que no hice mi pregunta me perseguirá por toda la eternidad.

Era algo como esto:

“Señor Cova, primero que todo, felicitaciones por La Hora Cero, excelente pelicula y excelente producción.

Luego de verla, es bastante obvio que tenían un financiamiento bastante substancioso y felicitaciones por usarlo de la mejor manera posible.

Ahora, usted como productor, y todos nosotros como jóvenes o futuros cineastas estamos claros que una pelicula no se hace sin dinero.

Yo le pregunto, cuando usted mira para Maracaibo, ve la gente de Urbe, la gente de Luz, mira para Merida, ve la gente de la Ula, mira para el resto del pais e incluso dentro de Caracas (Caso proyecto “Caracas TQQJ” en pausa por falta de presupuesto), de verdad, ¿Como es que esperan que el cine venezolano avance si el Cnac tiene un monopolio de financiamiento a nivel nacional filtrado por una serie de requisitos imposibles de cumplir para jóvenes graduados? Y eso sin siquiera tomar en consideración a comunicadores sociales y diseñadores que conozco muchos tanto o mas competentes y talentosos que algunos jóvenes que estudian audiovisual o cine.

Digo, vivimos en un país donde todo funciona con favores o amistades, ¿Piensa que es posible que el talento joven en el pais florezca para darle un futuro al mismo si cuando no conoces a nadie no puedes hacer nada con tus ideas?

Esta bien, todo el mundo tiene que tener contactos pero honestamente, ¿no cree usted que el gobierno o alguna empresa privada (Vista como “El diablo” en Venezuela) debería ayudar diversificar las fuentes de financiamiento y ayudar a conseguir el dinero para proyectos pequeños o colectivos de jóvenes artistas y ayudar a formarnos como futuros profesionales para que de verdad se sienta que se esta apoyando al cine venezolano?

Gente como ustedes, gente con poder y prestigio dentro de la industria son los que pueden ayudar a que esto pase y mientras ustedes no hagan nada al respecto, lo siento pero no creo que de verdad esten apoyando al cine venezolano mas que viendo las peliculas que salen y dándole felicitaciones a los escritores y directores.

Una vez mas, felicitaciones por La hora Cero y quizás en un futuro nos veamos del lado de atrás de las cámaras.”