domingo, 13 de agosto de 2017

El lema maldito

Patria, socialismo o muerte
El lema maldito que nos perseguirá por el resto de nuestras vidas
Como el eco de tu voz que retumba en nuestras más horribles pesadillas
En una especie de cadena eterna y escalofriante
Y la imagen de tu papada gigante creciendo cada día más
Convirtiéndote en la rana obesa más poderosa del mundo
Maldito seas mil veces por hacer que me alegrara la muerte de alguien
Y mil veces más por asegurarte de perpetuar esto antes de largarte sin afrontar la justicia
Espero siempre haber estado equivocado y exista el infierno
Porque imaginarte ardiendo por toda la eternidad al menos me da cierto consuelo
Sin embargo, ¿Devolverá eso nuestra juventud perdida?
¿Las noches sin dormir de mi madre pensando en lo que comeríamos al siguiente día?
Nunca habrá consuelo para todos estos años
Porque al final de todo sigues rehusándote a irte
Viviendo a través de cada esténcil de tus ojos vigilando al país entero
En el eterno juego de sillas musicales de los ministros y altos mandos bolivarianos
Como un kinder de niños malcriados y malasangre
Estás en los funcionarios ineptos de manos pegajosas que manipulan nuestro dinero
Y en cada bala que dispara un chamín buscando llevarle pan a su madre
En cada lágrima que hemos derramado despidiendo a alguien
Ya sea dentro de un avión o de un ataúd
Y en cada golpe que da un maldito guardia a un protestante mientras sonríe alimentado por el odio que sembraste en todo el país
Ese mismo odio que germina en las flores de sangre que decoran muestras aceras todos los días
Y llena de palabras bonitas el resentimiento horrible que fluye mientras escribo esto
Gracias por al menos enseñarme que el mundo no siempre es justo
Y que mientras siga viva tu memoria, nos lo seguirás recordando
Porque finalmente creo que es la lección más importante que nos dejaste como país
Patria, socialismo o muerte, sinónimos gracias a ti.