lunes, 28 de noviembre de 2011

De un viaje, no de una meta

La vida se trata de un viaje, no de una meta. Vivimos tratando de cumplir meta tras meta jurando que ese es el objetivo final de nuestras vidas pero fallamos en entender que lo importante no es el destino sino el viaje.

Hay gente que transita un camino con los ojos fijos en la meta y no se preocupa a mirar hacia los lados o donde pisa y no se da cuenta que ese camino lo está influyendo y construyendo como persona mucho mas de lo que eventualmente lo hará ese destino pautado.

Debemos caernos, debemos pararnos, debemos cruzar, debemos subir y debemos bajar. A veces durante ese camino decidimos que la meta ya no es lo nuestro y nos trazamos nuevos objetivos e incluso a veces esos objetivos se quedan cortos para la gran cantidad de conocimientos y experiencias que obtenemos transitando nuestra carretera.

En el camino encontramos los amigos, encontramos los amores, encontramos los errores y encontramos los dolores. Cada uno haciéndonos crecer y haciéndonos aprender. Nunca nos debemos arrepentir del camino, nunca debemos pensar en volver atrás y cambiar algo, un camino transitado de manera distinta significa una persona distinta al llegar a la meta.

Si estás feliz con quien eres, debes estar feliz con el camino. Quizás por eso mi afán por viajar, quizás ahí está mi afán de aprender.

Una vez mas: La vida se trata de un viaje, no de una meta.

lunes, 21 de noviembre de 2011

Demencia

Ya demasiadas veces me han dicho loco para no empezar a cuestionarlo.

¿Es la locura la condición mental de ser diferente y pensar distinto? Si es así bienvenido sea el genocidio de la cordura porque si ser cuerdo es renunciar a la autonomía y entregarse a la marea como peces muertos pues prefiero ser demente.

Recuerden que en la línea entre la demencia y la genialidad no es clara y muchos grandes pensadores fueron considerados locos.

Arriesguemosnos a ser dementes porque los cuerdos no cambian el mundo.

viernes, 4 de noviembre de 2011

Hoy

Hay veces en la vida que llega un momento donde todo lo que alguna vez has jurado defender, todo lo que alguna vez has dicho creer y sentir es puesto a prueba. Un momento donde tus miedos se enfrentan a tus principios y estará en tus manos quien saldrá victorioso.

Es completamente normal tenerle miedo al dolor, sería anormal no temerle. Lo que no está bien en mi opinión es no enfrentarse a algo maravilloso por miedo a que luego venga ese dolor. A veces es difícil ver el lado bueno de las cosas pero no importa que tan malo sea el final, las partes buenas hacen que valga la pena el resto.

Llegó la hora, hoy debo afrontar mis miedos y defender mis ideales y mis creencias a capa y espada. Mis miedos son irracionales y estoy consciente de ello, ese es mi primer paso, el próximo paso es enfrentarme a ellos y darme cuenta que el miedo es solo lo miedo a lo desconocido. Y si la curiosidad mato al gato, la curiosidad mata el miedo mas rápido.

Mis ideales están en lo correcto, y el temor es solo un obstáculo esperando ser conquistado. Me rehúso a mentirme a mi mismo con respecto a mis ideales y ser visto como un hipócrita a través de mis propios ojos. Hoy me enfrento a mis miedos y hoy saldré victorioso.

El miedo es solo tan profundo como la mente lo deje. -Proverbio chino.