domingo, 5 de enero de 2014

Hasta que se muera el amor.

Estas vacaciones estuve reflexionando un poco sobre el matrimonio. No porque esté pensando en casarme ni nada sino porque estuve en contacto con todos los nuevos matrimonios que hay en mi familia y me hizo pensar un pelo. La promesa de "Hasta que la muerte nos separe" es como una promesa muy comprometedora, ¿No? Digo uno puede mantener vivo al amor si notas que está muriendo tipo la técnica de Heimlich si se tragó una uva entera o 3 apretones al pecho y respiración boca a boca si nadó en la parte profunda de la piscina pero, ¿Y si muere fulminante como un infarto mientras duerme? ¿Tipo que un día te despiertes y ya no amas mas a esa persona? ¿Se supone que se debe elegir entre vivir infeliz a partir de ese momento o romper esa promesa absurda que hiciste alguna vez que estuviste perdidamente enamorado? Funciona para ambos lados igual, no me gustaría que estuvieran conmigo solo porque me lo prometieron en vez de porque realmente quieren hacerlo. Quizás un "Hasta que se muera el amor" es como más apropiada. Obviamente comprometiéndose a ambos hacer un curso de primeros auxilios pues, por si las moscas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario