sábado, 6 de julio de 2013

Duerme conmigo.

Duerme conmigo...

Acuéstate en mi cama y cierra tus ojos frente a los míos con mi mano firmemente ajustada entre la franela mía que te pusiste y tu ombligo y con mi pierna debajo de la tuya entrelazados como un truco barato de magia donde juntan unos anillos de aluminio que después no se pueden separar.

Duerme conmigo sin convenciones sociales, ni tabús ni complicaciones...

Imaginando tus piernas desnudas rozando contra las mías y tu cabello oliendo a shampoo de frutas perfumando el viaje de mis manos a través de tu piel intentando sembrarme dentro de ti.

Duerme conmigo guapa...

Y entremos tomados de las manos al mundo de los sueños donde ya nada es importante, donde todo es posible y donde por un momento infinito quiero perderme ahí contigo.

Duerme conmigo...

Porque incluso mejor que todo lo que ya he dicho va a ser el hecho de despertarnos juntos y ser el primero del día en verte sonreír...

No hay comentarios:

Publicar un comentario