miércoles, 24 de julio de 2013

Basta.

He pasado ya unos cuantos años intentando moverme en escalas de grises afirmando que el mundo no es blanco y negro y por naturaleza humana deberíamos alejarnos de los polos. Hoy 25 de julio a las 12:48 de la noche pienso distinto quizás llevado por el hecho de que estoy escribiendo esto con rabia y frustración. Hoy por tercera vez en mi vida me atracaron.

Y hay culpables, si que los hay y no hablo precisamente del par de chamos que manejaban el Fiat verde. Hoy señalo al chavismo y a la oposición. Ustedes son la ruina de este país.

No hablo con los chavistas. Yo a los chavistas los entiendo sinceramente, no vengo a insultarlos ni denigrarlos como muchos están ya acostumbrados a hacerlo. Creo firmemente que tienen todas las razones para seguir desconfiando de la oposición y a pesar de que considero que lo que les da el gobierno no es suficiente al final "no suficiente" sigue siendo mejor que absolutamente nada como lo era antes.

Yo culpo al chavismo como movimiento político increíblemente hipócrita, manipulador y oportunista que llego para aprovecharse del hambre de la gente y alimentarlos con placebos. Hablo con esa gente que dice que ser rico es malo con rolex en las muñecas y cuentas en dolares en Suiza. Hablo con esas personas que creen fervientemente en las listas de invitados y cola por debajo de la cuerda a sus amigos a la fiesta. Hablo con el espejo de Estados Unidos en Venezuela, la riqueza en el 1% mientras el resto nos peleamos por migajas.

Hablo con los líderes de la oposición por no ser lo suficientemente maduros, transparentes e inteligentes para aceptar las obvias y en ocasiones aplastantes derrotas con orgullo, demostrar que realmente tienen candidatos que valgan la pena y reconsiderar sus acciones para inventar un nuevo plan de ataque para las siguientes campañas. Hablo con los consultores que consideran que repetir la misma estrategia una y otra vez de alguna manera les traeran resultados distintos. Hablo con esa gente que pide votos por ser los menos peores en vez de intentar ser los mejores. Hablo con los Adecos y Copeyanos que espantan posibles votos por asomar su cabeza en la mesa en sus ansias de poder y recordarle a esa gente que sigue creyendo en el chavismo que los que históricamente los aplastaron siguen estando presentes y listos para volverlo a hacer en el futuro si se les presenta la oportunidad.

Hablo con los opositores que todos los días me demuestran cada vez mas que no estamos listos para un cambio. El hecho que todos pidan la cabeza de Radonski por ya no hacer algo por el país demuestra completamente que ustedes no querían un líder sino un mesías y eso es precisamente todo lo que está mal con este país. Hablo con cada uno de ustedes que se queja día a día de que este país no avanza y siguen creyendo que comprar las licencias de conducir te hace mas inteligente o vivo que seguir los canales adecuados. Aquellos que raspan tarjetas en el exterior y se quejan de que los multan cuando hacen vueltas en U. Aquellos que no entienden que al romper la ley se vuelven los criminales que tanto critican.

Hablo con todos y hasta conmigo mismo. Porque todos de alguna u otra manera contribuimos a llevar al país a este punto. Así no sea echándole gasolina al fuego fue simplemente observando al que lo hacía sin hacer nada por miedo o por indiferencia.

Y yo.. bueno. "Por lo menos estoy bien" se está convirtiendo en una excusa ya demasiado barata y banal. Bajo esa lógica debemos todos escondernos en nuestras casas mientras el mundo se achica cada día a nuestro alrededor aferrándonos a las cosas que tenemos como si eso de alguna manera pueda considerarse vivir. Trabajamos para comprarnos cosas y disfrutarlas encerrados y cuando algún valiente se atreve a sacar alguna de esas cosas lo acusamos de ser ingenuo cuando se lo roban. Llegamos al punto que consideramos que vivir bien es vivir la vida que viven los animales en los zoológicos. Solo falta una ventana en nuestro cuarto para montar el espectáculo porque "por lo menos estas bien y no te pasó nada". Abrimos el periódico y cuarenta y cinco homicidios en la capital y doscientos atracos en el interior y lo que hacemos es cerrar el periódico rápidamente negando con la cabeza simplemente agradecidos que no formamos parte de los titulares del día como un consuelo de que está bien que no nos haya pasado a nosotros. ¡No está bien! ¡No debería pasarle a nadie!

Nos convertimos en el extremo de la cuerda que no hala para ganar sino que solo se aferra esperando lo inevitable que es eventualmente caer al precipicio. Basta. Ya no es suficiente arroparnos bajo las sabanas esperando que eso mágicamente nos proteja del coco. No podemos huir de nuestros problemas. Tenemos que afrontarlos y aceptarlos. Vivir en negación dejó de ser una opción hace mucho tiempo ya.

Yo no creo en Capriles Radonski. No creo en Barack Obama. No creo en Fidel Castro ni en Nicolas Maduro. Ni siquiera si hoy se lanzara Nelson Mandela a Venezuela creería ciegamente en él.

Yo solo creo en los ciclos.

Creo fielmente en los ciclos y creo firmemente que este ciclo ya termino. Basta. Es hora de un cambio. Demostremos que estamos cansados de los placebos. Abramos los ojos.

Yo no se si eres chavista u opositor. No se si eres un "nini" o un comunista. No se si eres George W. Bush o Ernesto Guevara y realmente me importa una mierda. Abran los ojos y vean alrededor. Si ponen el mundo en "MUTE" y simplemente observan se darán cuenta que nadie es capaz de venderles un mundo que no existe. Este país está en crisis y ya es hora de que nos molestemos al respecto. Esto va dirigido a aquel que paso hambre, que fue atracado o que simplemente está cansado de vivir con miedo. Esto va dirigido a aquel que ya entendió que esto no es vida y aún mas a aquel que todavía no lo ha entendido.

Todos "ellos" trabajan para nosotros.. exijamosle que justifiquen sus sueldos. Ya basta.

2 comentarios:

  1. Abrazos Juan. Esto va dirigido a todas las almas que quieren despertar.
    Bendiciones para tu vida.

    ResponderEliminar