miércoles, 12 de junio de 2013

(Entre paréntesis)

Se abre el paréntesis y estamos tu y yo acostados desnudos en una playa desierta con agua cristalina de poca profundidad hasta llegar a unas rocas alucinantes al propio estilo de la película con Di Caprio.

¿O era mas bien una montaña? Y nos bañabamos desnudos en unas aguas termales para escondernos del frío terrible que nos azotaba dentro de la carpa. Por ahí iba.

Quizás estabamos dentro de una cueva... aunque estar desnudos dentro de una cueva puede ser peligroso, por ahí te resbalas y te raspas algo que no quisieras nunca rasparte.

Mas bien estábamos en la jungla acostados desnudos, aunque ¿Siendo violentamente abusados por los mosquitos "puri-puri"?  No no no, no me agrada mucho la idea...

Estábamos... ¿Donde estabamos? Bah, que importa.

Lo que importa es que estabamos juntos desnudos en un paraíso entregándonos al placer sin pensar en nada de lo que pasaba fuera.

Cierra paréntesis y estamos de vuelta en mi cuarto. Tu te pones tu uniforme del trabajo y te vas a ver a tu novio y yo me quedo acostado pensando en nuestro encuentro casual.

La vida a veces se vive mas bonita entre paréntesis. Por cierto... cuando quieras abrimos otro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario