lunes, 23 de marzo de 2015

Google puede matar soñadores.

Todos los días Gonzalo observa a través de sus lentes bifocales como sus pequeños dedos arrugados deletrean el nombre de su amada de la infancia en el teclado solo para borrarlo inmediatamente luego de verlo escrito debajo del imponente logo de Google.

Cuando llegas a cierta edad hay pocas cosas que perder, la esperanza que ella siga viva es una que no está dispuesto a abandonar aún. Él afirma que esa incertidumbre es lo que lo mantiene vivo, al menos fue lo que lo hizo aprender a usar la computadora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario