viernes, 14 de diciembre de 2012

Paredes.

Cada día al despertarse
Con la pared se golpeaba
Y cada uno de esos días
Su cordura cuestionaba

Un día probó algo nuevo
A ver si le funcionaba
Durmió fuera de su casa
Para ver lo que pasaba

Imaginen su sorpresa
Al despertar caminando
El se dejó llevar
Para seguir explorando

Había una gran fuerza
Que siempre lo estaba halando
Una fuerza del sureste
Que había estado ignorando

Caminando observa a donde se ha estado acercando
Y finalmente entiende lo que le ha estado pasando
A través de la ciudad lo que lo ha estado llamando
Eran los labios de ella, como imanes funcionando

A la poderosa fuerza él se termina entregando
Y al pararse frente a ella sonríe como jugando
Como agua en el desierto, de sus labios va tomando
Y su lengua con la de ella a paso doble va bailando

Se dice que al otro día se vio a su pared tumbando
Nada volverá a impedir que sus labios se terminen encontrando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario