jueves, 1 de septiembre de 2011

Discurso a Nino.

La historia comienza en 1994, yo en realidad debía entrar en 1er grado en el colegio Claret al graduarme del preescolar Muñequitos, sin embargo por mi edad el colegio exigió que yo empezara en preparatorio, decisión que he agradecido toda mi vida ya que quizás me hubiera graduado antes pero no hubiera formado parte de la increíble promoción de la que lo hice.

En fin, recuerdo impresionantemente bien el primer día de clases, yo solía sentarme en la mesa a la derecha de la profesora Maricuya con Guillermo Mann, Marieva y Wuapi. Al fondo se sentaban los mala conducta: Daniel, Nino, Diego, Lobo y Charra. No se les ocurría nada bueno a esos niños, en cambio yo solo me dedicaba a enamorarme de Wuapi y ser inocente. Teníamos 6 y 7 años en ese momento, es increíble ver que tenemos 23 ahora y seguimos aquí igual, yo sigo inocente y ellos mala conducta.

No recuerdo exactamente cuando cambió todo, Diego dice que una vez nos caímos a coñazos y él me ganó, yo creo que es algo que a el le gusta creerse, que alguna vez pudo ganarme a coñazos. Pero sí recuerdo que de un día para otro Diego y yo fuimos amigos, y luego muy amigos. Y de pronto apareció Nino en escena. Nino y Diego traían ya esa amistad de años atrás, para mi Nino solo era el niñito rico que iba todos los años a Estados Unidos y que siempre tenia los mejores juguetes, especialmente los de Alien y Power Rangers, maldito.

Luego vimos que teníamos muchas cosas en común y de pronto nos volvimos muy amigos los 3, y bueno, aquí estamos hoy 17 años después. Chucho apareció en escena después; a mi me solía caer mal. Siempre andaba cayéndose a coñazos con Shove o con Porti o con quien sea y yo no he sido nunca muy violento así que prefería mantenerlo alejado. Supongo que nos unió las ganas de escuchar buena música. Y Lobo, bueno, Lobito siempre ha desentonado en el grupo, no le gusta la misma música que a nosotros y no sale a los mismos lugares que a nosotros, sin embargo se le tiene mucho cariño, y cada vez que podemos compartir con él lo hacemos.

Yo considero este grupito de amigos bien especial, cada uno de nosotros hemos influenciado mucho en el otro de alguna manera, algunas veces en cosas malas y otras veces en cosas buenas, el punto es que hemos crecido juntos y es inevitable cometer errores, incluso creo que es critico cometer errores para poder crecer. Soy fiel creyente que de las malas experiencias se aprende más que de las buenas.

Nino es un chamo bien especial, creo que es el mas centrado de todos nosotros. Ojo que dije el mas centrado y no el más serio. Muchas veces nos dejo morir en nuestras rumbas por estar estudiando, pero he aquí el fruto de todo eso, graduado y a punto de emigrar, el sueño del resto de nosotros. Nino siempre ha tenido todas las comodidades del mundo, méritos para Chepi y el señor Arturo que se han matado toda la vida para dárselas. Pero lo extraño es que a pesar de que Nino siempre lo ha tenido todo nunca se ha dejado llevar por eso. Siempre fue un chamo muy humilde y nunca estuvo presumiendo de lo que tenia. Al contrario, en mas de una ocasión nos salvo la vida a mi y a Diego, favores que he intentado retribuir a través de los años y espero haber logrado por lo menos en cierta parte.

Yo fui estudiante de intercambio, fue una experiencia bastante difícil, pero sin lugar a duda la más importante de mi vida. Crecí como nunca he crecido y aprendí como nunca he aprendido. Yo estuve con una familia, a Nino le tocará estar solo, si para mi fue difícil, para el lo será el triple. Pero si de algo estoy seguro es que Nino es fuerte y lograra todos sus cometidos porque está muy claro en lo que quiere y esta dispuesto a pasar lo que sea para lograrlo.

Siempre fue el que tal y no tengo ninguna duda que lo seguirá siendo.

Este brindis es para Nino, 17 años después de habernos conocido, ya no sos mi amigo, ahora sos mi hermano. Buena suerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario